LA EXTRAÑA CATEGORIA ESPECIAL 450 CM3 DE LA AAAS

Por Alberto Villa

 

    Jose M.Paillot con su coupé sport Isard ganó el campeonato de la AAAS

 

 

Antonio Mayr y su Heinkel especial

Fotos : Revista Velocidad

Las competencias de microcoupés habían tenido buena aceptación y llegaron a ser numerosas, pero al promediar la temporada 1961 la cantidad de vehículos en cada convocatoria de esa categoría dejaba ya de ser importante.

Por un lado el mercado automotor  contaba con algunos otros pequeños e interesantes modelos que acaparaban un mayor interés, y esto hacía que de alguna manera las microcoupés pierdan el furor inicial que habían tenido, situación que se vió reflejada también en el plano deportivo al comenzar el año 1962.

                  La tradicional AAAS (Asociación Argentina de Automóviles Sport) organizadora de inolvidables reuniones automovilísticas e impulsora de muchas competencias de microcoupés y autos de baja cilindrada, resolvió en 1962 lanzar su primer campeonato interno a disputarse íntegramente en el Autódromo Municipal de Buenos Aires.

                  Con el propósito de poder mantener a los mas pequeños del automovilismo, se creó una división con reglamento prácticamente libre,  con un solo límite de 450 cm3 como tope en la cilindrada, agrupando a los sobrevivientes de las microcoupés y algunos extraños aparatos de baja potencia que podían agregarse a la especialidad.

                  Asi fue que haciendo uso de las libertades técnicas del reglamento, por ejemplo los Heinkel pasaron a tener el volante a la derecha, para aprovechar mejor el peso del conductor en las curvas, colocándoles además plexiglas en reemplazo de los vidrios  y que los hermanos Paillot aparecieron con la Coupé Sport Isard y el sedan 400 bien bajos casi sin suspensiones y provistos con puertas de aluminio.

                 Todo era muy extraño, porque se sumaron también a la categoría algunos Citroën 2CV “especiales”, algunos pequeños prototipos monopostos y bipostos con motores de  175 cm3  de fabricación artesanal y hasta una buena cantidad de karting, a quienes luego se les negaría la participación por cuestiones de seguridad.

                 El torneo 1962 fue ganado por José María Paillot con la Coupé Sport Isard siendo un reiterado vencedor en cada una de sus presentaciones, y se recuerda como un curioso episodio de aquella singular categoría, cuando los hermanos Paillot empataron el primer puesto en una de las competencias disputadas,  hecho que derivó luego en un gran escándalo.

ALBERTO VILLA

jvilla@ciudad.com.ar

VOLVER a "Historia Deportiva"

VOLVER (Página Principal)