Noveno Encuentro Nacional del CASYM 

1 de Abril de 2001 , Parque Roca, Buenos Aires, Argentina 

Nuestro noveno Encuentro Nacional, que inició la temporada de Encuentros 2001,  contó con la presencia de microautos, motos y scooters y una importante asistencia de invitados de clubes amigos.

 El día se presentó espléndido de sol a sol, la mayor parte del tiempo despejado y con una temperatura agradable. Esta época del año es ideal para los Encuentros siempre y cuando no llueva. Nos ubicamos en nuestro lugar habitual, bajo una hermosa arboleda que en esta época del año nos dio una sombra parcial durante casi todo el desarrollo del evento.

 En esta ocasión la concurrencia no fue espectacular pero tampoco exigua. Tuvimos la presencia de alrededor de 20 microautos más la visita de nuestros clubes amigos de : Fiat Clásicos, DKW y Club Siam Sur, quienes trajeron en conjunto alrededor de 10 unidades que enriquecieron y diversificaron la ya interesante presencia de nuestros "ratones alemanes".

 Con respecto a las motos, llegaron más de 20 scooters, quienes se ubicaron en un sector reservado para las motos. El Club Siam Sur, que ya mencionamos, fue amplia mayoría, como siempre. El resto de la concurrencia fue más heterogéneo, ya que recibimos no solamente scooters (Vespa, Iso) sino motos antiguas de cilindrada media, como Moto Guzzi, una exótica MV Agusta y hasta una Harley - Davidson de más de 1400 cm3. También dos Jawa 350 y la infaltable Ducati "Cucciolo" de Alejandro Capano. Esta heterogeneidad en la concurrencia habla a las claras de la intención principal del Club : que un grupo de gente que comparte la misma pasión se reúna con buena onda y ganas de participar.

 Volviendo a los microautos, se notaron algunas ausencias, como la de Luis Pasetti y su NSU Prinz, ausente con aviso. Es necesario destacar que Luis está (por fin !!!) terminando su Isetta rojo, el cual seguramente veremos en el próximo encuentro. Otros ausentes fueron Néstor Falasca con su NSU de competición, Ignacio Goicoechea (BMW Isetta), Franco de Marco (de viaje), y Carlos Quintana (Isard 700). También se notaron las ausencias de Rubén Antinolfi y el Sr. Clemente con sus De Carlo 700 sedán glamour color bordeaux, casi casi gemelos, y de Héctor Mirabella, quien está trabajando duro los fines de semana y no pudo acercarse esta vez. Otros se hicieron presentes pero sin sus autos, como Don Luis Montenegro (Fiat 500) y el Sr. De Luca (NSU Sportprinz), quien está ayudando a armar el motor de un nuevo NSU Prinz que está restaurando la familia Alvarez, y decidió traer el motor al encuentro, montado en un bastidor y con suficiente batería y nafta como para encenderlo de a ratos y despertar la curiosidad del público ocasional.

 Pero también tuvimos algunas novedades. Recibimos algunas unidades nuevas, como un NSU Prinz en muy buen estado de conservación. También un Isard Goggomobil 400 sedán color celeste, propiedad de Carlos A. Gil, recién pintado; quienes pudimos verlo antes de la pintura, inclusive podemos atestiguar  el excelente estado del vehículo antes del trabajo de restauración.

 Cerramos la lista de estrenos con dos BMW Isetta 300; uno de ellos, una hermosa unidad roja perteneciente a Juan Pablo Alvarez, excelentemente restaurada. El otro, la  unidad color amarillo y blanco de Ernesto Parodi, con algunos detalles aún sin terminar pero con la alegría y el orgullo de poder presentarse por primera vez con su "ratón alemán" en un Encuentro.

 Estos Isettas vienen a reivindicar un poco la presencia de tan emblemático vehículo en nuestros Encuentros, ya que a pesar de ser muy confiable, querido y conocido, y de tener unos cuantos registrados en nuestro Club (más de 30), son muy pocos los que se acercan a nuestros Encuentros. Es una verdadera lástima que aquellos que podrían acercarse, no lo hagan. Vaya este "palo" no sólo para los usuarios de Isetta sino de todos los microautos, a quienes llamamos frecuentemente, y estando en condiciones de acudir, no muestran interés por participar. Bueno, cada cual tiene su forma de pensar...

 Durante la mañana se reunieron los vehículos en el parque cerrado habitual, al lado de las canchas de tenis del Parque Roca. La charla se fue tornando amena y fueron varios los que rodaban por el piso, desafiando el persistente rocío, escudriñando hasta el último detalle de alguna unidad de su interés, sacando ideas para la restauración de sus propios vehículos. Enhorabuena, si no nos ayudamos entre nosotros...

  Por la tarde, luego del almuerzo, se preparó una "prueba de habilidad ciclística" : Los participantes, uno por uno, circulaban en una vieja bicicleta de ésas con la rueda gigante adelante y muy pequeña atrás, haciendo (o intentando hacer) slalom entre los conitos de plástico, contra el reloj. Encima el manubrio estaba flojo y más de un chasco se ligó algún desprevenido... Las risas de la concurrencia se escuchaban desde lejos.

 La segunda prueba de la tarde se disputó entre las motos y scooters presentes, quienes compitieron en un trazado rectilíneo a mínima velocidad, pasando a la final el último en cruzar la línea de meta con la cola de su móvil.  

 Esta vez no hubo pruebas de habilidad para los automóviles. El tiempo se hizo corto y aparte quien aquí les escribe no tuvo tiempo para preparar diplomas, programas del evento y otros clásicos preparativos. La razón : si me dedicaba a esas cosas, no terminaba mi Isetta. Y en la elección personal ganó el muchas veces postergado ratón. Creo que no me equivoqué... Para la próxima vez, no habrá excusa.

 Al atardecer, con la últimas luces, un grupo de microautos improvisó una caravana para emprender el regreso a la zona oeste, parando en la estación de servicio Esso ubicada en frente de nuestro habitual lugar de reunión, en General Paz altura Puente de Liniers. Las miradas de aprobación, las sonrisas y los bocinazos de los conductores de la autopista ante tan insólita comitiva, pusieron el broche de oro a tan colorida jornada.  

 

VOLVER (Página de Eventos)

VOLVER (Página Principal)