Sexto Encuentro Nacional del CASYM 

6 de Agosto de 2000 , Parque Roca, Buenos Aires, Argentina 

Gran éxito y muchas actividades

 Con renovados bríos se reinició el llamado a los poseedores de microautos a participar de este encuentro. El esfuerzo valió la pena, porque volvimos a la concurrencia de Marzo, con más de 35 microautos y algunos invitados. Uno de los motivos más atrayentes : La presencia de las cámaras de “El Garage”. Muchos se engalanaron para la ocasión, esperando la llegada de la (para ese entonces) nueva conductora del programa, la deslumbrantemente hermosa Úrsula Vargues. Pero el móvil del programa llegó sólo con los chicos de la producción... Muchos de nosotros quedamos desparramados por el césped del Parque con nuestro corazón hecho añicos. Por qué, Úrsula, por qué ???

Volvamos a la cordura. El día amaneció fresco y algo nublado, pero por suerte no llovió. Esta vez, para atemperar el frío, elegimos un lugar desprovisto de árboles, cerca de las canchas de fútbol, de manera de aprovechar la débil luz solar. Otra ventaja fue la presencia de mesas con bancos de cemento, lo que nos permitió sentarnos a la hora de comer. Y hablando de comida, ofrecimos choripanes y gaseosa a precios módicos, gracias al arduo trabajo de Luis Pasetti y Néstor Falasca.

 En esta oportunidad contamos con una nutrida delegación del Club Siam Sur, encabezada por Juan Albertelli. La buena onda del grupo amenizó la tarde. Ayudó mucho la experiencia de Juan para la preparación de las pruebas de habilidad.

 Un detalle : la organización no previó disponer de un parque cerrado para los visitantes. Varios Siam di Tella, un Hot – Rod y dos o tres vehículos clásicos de mayor cilindrada quedaron fuera del recinto destinado a los microautos y los scooters. Quedó la promesa de modificar este error para el próximo Encuentro, destinando un sector del parque cerrado para los invitados.

 Luego de pasar la mañana reuniendo los vehículos y conversando un poco, luego del almuerzo llegó el momento de las pruebas de habilidad. En primer lugar, y debido a que ocupan menos espacio y no se comprometió el orden establecido, se preparó una “competencia de mínima velocidad” para los scooters. Se largaron tandas de 4 motos, y el último en llegar quedaba como finalista. Los pobres embragues rechinaron a más no poder... Resultó ganador Juan Albertelli, quien de estas lides es amplio conocedor.

 La siguiente competencia fue la “Carrera de la salchicha”. Por turno, los pilotos de scooters debían pasar por debajo de una cuerda de la que colgaba una salchicha embadurnada en mayonesa, e intentar morderla. Aquí hizo valer su ventaja la minimoto con sidecar, ya que las tres ruedas añadieron una cuota de estabilidad y eso hizo que fuera más fácil morder la salchicha parándose en el side.  

Luego vino la carrera de embolsados, la cual no tuvo gran aceptación debido mayormente a que los choripanes de Luis Pasetti habían hecho efecto sobre las barrigas de los concursantes.

 Por último, llegaron las pruebas destinadas a los microautos. La primera fue la “Prueba de Habilidad Auditiva”, consistente en lo siguiente : a un grupo de participantes se les vendaron los ojos, y de a uno se le acercaba algún vehículo elegido al azar. La consigna era adivinar el tipo de vehículo que se trataba de acuerdo al ruido de su motor... Más de uno se llevó una sorpresa al sacarse las vendas. “Eso es una Vespa vieja !!! Decía Don Luis Montenegro, entre risas y bromas, tanto participantes como público en general pasaron un rato divertido.

 Como broche de oro, la prueba de habilidad conductiva. Para comenzar, se hizo una gymkana en reversa, resultando ganador Alberto Pardo, con su De Carlo Minicar 200 (qué vivo, con un auto tan cortito...). Luego se intentó hacer una prueba hacia adelante, pero la falta de espacio y de una superficie apropiada no permitió el desarrollo de la prueba de un modo adecuado. Con la intención de evitar que los autos se excedieran en velocidad, se trató de trabar el circuito lo más posible pero ello impidió la fluidez de la circulación, ya que la mayoría de los autos (en especial los más largos) tenían que recurrir a la marcha atrás para encaminarse correctamente. Una experiencia para no repetir la próxima vez...

 Cuando ya caía la tarde, la mayoría se retiró para evitar llegar a sus casas de noche. Sólo un grupo de integrantes de la organización se quedó para juntar los postes, banderas y carteles del Club. El objetivo de la reunión se cumplió : que seamos cada vez más, que pasemos un rato divertido y que volvamos a casa  pensando en el siguiente Encuentro, esperando que el tiempo se acorte. Hasta Octubre no falta tanto...

 

VOLVER (Página de Eventos)

VOLVER (Página Principal)