Caravana del CASYM

Destino : Ciudad de Campana - 4 de Noviembre de 2000

A pesar de la lluvia, mucha gente y muy buena onda

 El buen tiempo que venía acompañándonos hasta ahora nos jugó una mala pasada. Un cielo gris desde la noche anterior nos regaló una persistente llovizna (lluvia por momentos) justo a las 8 de la mañana, hora en que muchos debían tomar la decisión de salir o no. Eso amedrentó a muchos que incluso nos llamaron cuando estaban a mitad de camino y viendo que el tiempo no componía decidieron volverse. Así que supusimos que la concurrencia iba a ser por demás reducida.

 Realmente esperábamos más gente si el día acompañaba, pero al momento de salir sumamos 16 autos, a los cuales se sumaron otros dos en el camino. Esto da un total de 18 (16 microautos, un DKW 1000 S y un escarabajo Volkswagen), más dos scooters, esto implica que se igualó la concurrencia de nuestra caravana del año pasado.

El cronograma original se retrasó un poco, debido a la lluvia, porque decidimos esperar a algunos que se animaron a último momento. En el camino, el tiempo fue mejorando y dejó de llover, incluso a ratos el sol aparecía entre los nubarrones. La lluvia no apareció por el resto de la jornada y el sol definitivamente brilló al atardecer.

Al mediodía almorzamos en un restaurante en Campana y por la tarde fuimos de visita al Museo del Primer Automóvil Argentino "Manuel Iglesias". La gente del Museo nos estaba esperando y nos recibió cordialmente, habida cuenta del interesante número de unidades que acercamos a las puertas del predio.

Se entregaron diplomas, vimos el parque de vehículos, muchos de ellos en su estado original, y admiramos la colección de fotos entre las cuales había una muy graciosa de un Heinkel andando en dos ruedas sobre un lado (a punto de volcar), en una competencia en la Avenida General Paz. Habrá volcado o no ?

Regresamos a Buenos Aires antes del caer del atardecer. En el camino, uno de los tres Isettas integrantes de la caravana, perteneciente a Raúl Mbazbaz (que ya había sufrido la rotura del caño de escape) dejó de funcionar. Así que lo llevamos a remolque el resto del trayecto. Los otros dos Isettas ya venían a remolque (uno en un trailer) pero no porque no funcionasen sino porque iban a retrasar el resto de la caravana ya que en promedio no podrían exceder los 60 Km/h.

 Al volver, los más "fierreros" nos mandamos una "picada" en un tramo de la Autopista Panamericana. Los BMW 700, y el muy bien afinado NSU Prinz de los Alvarez,pasaron los 100 Km/h, un poco más atrás se esforzaba el "japonesito" Daihatsu Cuore (teníamos viento en contra...)

La última parada de la jornada fue la Estación de Servicio YPF de General Pacheco (antes del Peaje, frente a la Ford). Cafés con leche y medialunas de por medio, la andanada de anécdotas y discusiones sobre si tal parte de cuál auto era original o no, completaron una agradable reunión. Muchos volvieron a sus casas con ganas de más...

  

VOLVER (Página de Eventos)

VOLVER (Página Principal)